Los comentarios son off para este post

Las apuestas en línea: una peligrosa adicción entre los adolescentes

fuente: lavanguardia.es

Desde edades tempranas, los niños y adolescentes tienen total disposición a la tecnología: adquieren pronto su primer smartphone, tablet u ordenador, tanto para fines educativos como de entretenimiento. Pese a que existen opciones como el control parental para restringir su acceso a determinadas webs o el tiempo que navegan, es imposible rastrear o conocer al 100% cuáles son sus usos y hábitos reales.

Uno de los grandes problemas que conllevan esta relación con la tecnología son las adicciones. Según datos ofrecidos por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “un 20% de los menores de edad juega en línea y una parte importante lo hace casi cada vez que se conecta”. Por otro lado, afirman que “los adolescentes que usan Internet para jugar tienen hasta cuatro veces más probabilidadesde desarrollar problemas con el juego”.

En nuestro país, en cinco años ha aumentado un 369% el número de jugadores activos que apuestan a juegos de azar en línea. En 2013 había 239.465 personas y en 2018, 883.174. Las cifras indican que entre los juegos de azar en línea más populares, ocupan los primeros lugares las apuestas (52,40%), el casino (33,80%) y el póker (11,63%).

La media española es de 21 años, tal y como apunta el Estudio y análisis de los factores de riesgo del trastorno de juego en población clínica española, elaborado en 2017. No obstante, Irene Montiel, professora dels Estudis de Criminologia de la UOC i experta en ciberpsicologia i cibervictimizació, asegura que una prematura edad de inicio es un importante factor de riesgo para desarrollar una adicción al juego: “Hoy hay más menores enganchados al juego de azar en línea que nunca y si no hacemos nada para evitarlo, irá a más”, sentencia Montiel, autora del libro ‘El juego de azar online en los nativos digitales’.

De hecho, aunque en España el juego en línea está prohibido a menores, un estudio de 2013 (coordinado por Montiel y Enrique J. Carbonell) ya puso de manifiesto que “casi un 20% de los adolescentes encuestados había apostado en línea antes de alcanzar la mayoría de edad y una parte importante lo hacía de manera habitual –en todas o casi todas sus conexiones– con el riesgo de adquirir una adicción”.

Dato alarmante que también ratificó el informe sobre el Estudio sobre prevalencia, comportamiento y características de los usuarios de juegos de azar en España 2015, realizado sobre niños y adolescentes de entre 5 a 17 años, de los cuáles un 28% confirmó haber jugado alguna vez a juegos de azar y, de estos, más de un 12% lo había hecho desde plataformas en línea.

¿Cuál es el perfil de un jugador adolescente en línea y cómo detectarlo?

Según indica Montiel, el perfil del jugador habitual adolescente que apuesta en línea es un chico de 14 a 17 años, que empezó a usar internet antes de los 10 y que pasa en internet un promedio de entre 2,2 y 3,5 horas al día: “La cantidad de jóvenes que concuerdan con estas características ha crecido en los últimos años debido a la elevada oferta, la creciente accesibilidad a las plataformas de juego, la disponibilidad de los dispositivos móviles, la publicidad y la ausencia de un control eficaz”.

La experta asegura que todos ellos cumplen el mismo patrón:inicios precoces y un uso intensivo y extensivo, vinculado a un estilo de vida muy digitalizado. “Muchos días seguidos, durante muchas horas, en lugares y contextos diferentes y a través de cualquier dispositivo tecnológico”, remarca Montiel.

Por otra parte, tal y como indica el estudio elaborado por Montiel, realizado sobre 4.150 adolescentes de entre 12 y 20 años, estos jóvenes comparten ciertas características similares sobre su situación familiar: tienen pocos conflictos dentro de la familia donde cuentan con un estilo permisivo o de laissez-faire, con una baja protección-mediación parental en el uso de internet y se sienten poco integrados o implicados en la vida familiar. «Además, generalmente, estos jugadores se consideran peores estudiantes, asumen más riesgos y viven experiencias indeseadas en la red», puntualiza la especialista de la UOC.

Aunque se pueda pensar lo contrario, la experta asegura que el dinero no siempre es un elemento clave para que los jóvenes desarrollen esta adicción: “Muchos comienzan con páginas de juego gratuitas o de ‘prácticas’, un potente impulsor de la conducta de juego que facilita el desarrollo de conductas patológicas”.

Asimismo, según explicó a LaVanguardia.com Dominica Díez Marcet, psicóloga clínica responsable de la Unidad de Juego Patológico y Otras Adicciones No Tóxicas de la División de Salud Mental (Fundació Althaia) y miembro del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya, “la baja autoestima, la impulsividad y la introversión pueden facilitar la pérdida de control sobre el juego o en el uso de las redes sociales”.

“Buscan en el mundo virtual el reconocimiento y éxito no obtenidos en el real. En el caso de los juegos de rol, entran a formar parte de una comunidad donde se consigue una reputación, admiración o estatus social que genera efectos positivos a nivel de autoestima”, añadía la experta. De hecho, Díez Marcet apelaba a restringir o llevar un control sobre el uso de las tecnologías de niños y adolescente a través de estos consejos.

Sin embargo, Montiel opina que controlar el acceso de menores al juego en línea es difícil, ya que, aunque se ha de introducir el número del DNI antes de comenzar a apostar, en realidad no se exige una acreditación real de la persona que va a jugar. “Gracias a las aplicaciones, al anonimato que permite internet –pueden jugar desde su habitación o desde cualquier lugar con el móvil– y a las ganancias inmediatas, el potencial adictivo aumenta», explica el también profesor de psicología de la UOC José Ramón Ubieto.

El período de latencia es de tan solo un año y medio

Montiel advierte que los adolescentes que usan internet para jugar tienen hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar problemas con el juego. Según la FEJAR, el período de latencia –tiempo que pasa desde que alguien empieza a jugar hasta que llega a tener una conducta patológica– en los juegos en línea es de tan soloun año y medio respecto a los presenciales que la media ronda entre cinco y siete años.

Por último, la especialista alerta sobre el poder de la publicidadsobre los jóvenes. “Neymar, Cristiano Ronaldo o muchos otros deportistas internacionales anuncian este tipo de juegos en línea en el móvil: «Regístrate ahora y consigue 10 € para jugar!», Así de sencillo.

“La falta de una regulación estricta sobre la publicidad de estos juegos y de políticas que velen por la salud mental de los menores por encima de las ganancias de las empresas de juego, promueve el juego problemático. Las estrategias de marketing están dirigidas a los más jóvenes que eligen como protagonistas a sus ídolos, lo que contribuye a la normalización de la conducta y el deseo de querer ser como ellos”, concluye Montiel.

Los comentarios están cerrados.